El AD Molina se ha estrenado en la 1ª División Nacional con un trabajado pero holgado triunfo ante el CB Capuchinos, otro de los 6 equipos murcianos que conforman este grupo. El día en que Pedro Manzano, jugador molinense, cumplía 32 años y en el que otro Pedro, en este caso Robles, escolta del CB Murcia, conquistaba el concurso de triples de la ACB, los pupilos de Javier Aguilar se han puesto el mono de trabajo para brindar el primer triunfo de la temporada a su afición.

AD Molina 68: Nenad Petrovic (21, 1 triple), Ángel Pintor (5, 1 triple), David Costa (7 puntos, 1 triple), Adrián Méndez (3), Fran Montoya (0), Ilya Cherenshchikov (0), Damián García (7), José Ángel Garrido (-), Ángel Ureña (14, 1 triple), David Luna (0), Pedro Manzano (0) y José Serrano (11).

CB Capuchinos 56: Antonio García (5, 1 triple), Javi Ortuño (2), Juanjo Coello (20, 6 triples), Álex Belando (0), Nuño Castro (12, 1 triple), Carlos Marín (-), Fran López (3), Adrián Flores (1), Juan Carlos Soler (2) y Ángel Pérez (11, 3 triples).

PARCIALES: 31-14 | 18-17 (49-31) | 15-11 (64-42) | 4-14 (68-56).

INCIDENCIAS: Unos 150 espectadores. Fueron excluidos con 5 faltas personales los jugadores Nenad Petrovic (ADM) y Juan Carlos Soler (Capuchinos).

Un triple de Ureña, por parte local, contestado rápidamente por uno de Coello y otro de Ángel Pérez, parecía anunciar que las muñecas estaban finas en el derby murciano de la jornada. Un 2+1, con Ureña de nuevo como autor, ponía las tablas (6-6) al poco de comenzar. Aguilar solicitó entonces a sus hombres más tensión defensiva y no tardó en llegar. Una recuperación de Petrovic es convertida por el serbio en un sencillo contraataque. El daño para los colegiales venía provocado por sus pérdidas en ataque. Tras una canasta molinense, Pintor está listo y roba el balón, convirtiendo un triple muy psicológico (20-9).

Dos faltas de Petrovic le llevan al banco. También sale Damián por Pintor, agotado por el esfuerzo. El equipo local no baja enteros sino que poco a poco, va ampliando su ventaja. Coello trata de dar oxígeno a los suyos con un nuevo triple pero el ADM ha puesto la directa. En Capuchinos falta aportación de más gente, ya que sólo Nuño, Coello y Pérez tienen las ideas frescas. Las bajas de Rafa Arias (la baja con su anterior club todavía no se había resuelto) y Carlos Marín (esguince de tobillo) se hacen notar, ya que su experiencia hubiese sido de gran valía en momentos duros como este (31-14 al término del primer cuarto).

Capuchinos parecía encomedarse a 6.25 para remontar. Dos triples (Antonio García y Ángel Pérez) reducían los 17 de desventaja a algo cercano a los 10 puntos. Quini García también introducía una defensa zonal 2-3 para frenar el caudal ofensivo de los anfitriones pero Serrano ‘cazaba’ un par de canastas muy necesarias. Con el 38-27 se producía una situación curiosa. Aguilar llamaba a Méndez para sustituir a Petrovic y protegerlo ante una posible tercera falta, pero el balcánico capturaba un rebote ofensivo y anotaba bajo canasta. El técnico anulaba inmediatamente el cambio y Méndez regresaba al banquillo. En las siguientes dos jugadas Petrovic convertía otra canasta y un triple. 7 puntos consecutivos que ampliaban la diferencia hasta casi los 20 puntos. Entonces sí, a falta de 20 segundos para el descanso (49-31) se hacía efectiva la sustitución.

Ambos entrenadores sabían que el tercer cuarto podía marcar la tendencia del partido. Capuchinos podía lanzar un último S.O.S en busca de cualquier chaleco salvavidas pero Molina no estaba dispuesto a tender esa mano. Coello anotaba su tercer triple pero los locales estaban funcionando mejor como equipo. Serrano, haciendo gala de su inteligencia para jugar a esto, campaba a sus anchas por la zona, anotando de todas las maneras. Al duo arbitral comenzaba a írsele un poco el partido de las manos con jugadas bastante claras según el reglamento como una falta antideportiva de Nuño a Petrovic no pitada, la concesión de una canasta a Molina que tocaba el marcador de posesión situado encima de la canasta (habría otra igual pero fue anulada en última instancia), cada vez más guerra debajo de los aros,… Esto hizo que el espectáculo vivido en la primera mitad se fuese apagando paulatinamente. Como dato a destacar del tercer cuarto, los 12 rebotes ofensivos del conjunto conservero (Serrano, Ureña, Méndez, etc.).

Con 64-42 al inicio del último período, la victoria estaba asegurada para el bando local. Sin embargo, llegó el apagón en forma de solo 4 puntos en estos 10 minutos y Capuchinos aprovechó para maquillar el resultado. Juanjo Coello se gustó, anotando otros 3 triples en su cuenta particular (6 en total) para convertirse en el máximo anotador de su equipo, con 20. Petrovic le superó con 21. En el apartado reboteador, el mejor fue Jose Serrano con 12. Finalmente, 68-56, con emotivo abrazo entre Javier Aguilar y Carles Miñana, quienes formando parte de un excelente tándem llevaron al club amarillo a lo más alto durante dos años en la Adecco LEB Bronce.

El próximo fin de semana no hay jornada de liga, por lo que el siguiente compromiso liguero para el AD Molina está programado para el domingo 18 de octubre a las 18:00 en la localidad alicantina de Elda, donde se enfrentará al Bateig Piedra Natural, que en la jornada inaugural ha ganado por 81-86 a Torre Pacheco. Por su parte, Capuchinos buscará estrenar su casillero de victorias contra el CB Santomera, en un nuevo derby regional.



Dejar un comentario


¿Te agregas al Planet?

¿No has encontrado lo que buscabas?

Partnersuche NET-TEC Werbung -->